Sedo - Buy and Sell Domain Names and Websites project info: blogdelpoker.net Statistics for project blogdelpoker.net etracker® web controlling instead of log file analysis

Use CRF en el codigo de bono y obten $600 gratis en Full Tilt Poker

La partida mas larga de la historia


Cortesia de Juan Manuel Pastor (gran jugador español profesional de poquer)



En enero de 1949 Johnny Moss y Nick “el Griego” Dandolos jugaron lo que es el maratón de cartas más largo de la historia. En lo que quizá fue el germen de las Series Mundiales de Poker, Moss y Dandolos se sentaron frente a frente en el Binion´s Horseshoe Casino en Las Vegas y no pararon de darle al naipe hasta mayo. Una marca que hasta ahora nadie ha batido y que, dados los tiempos que corren, parece difícil de superar.



Benny Binion, el dueño del casino, tenía en mente la idea de montar una suerte de espectáculo de poker para atraer a los turistas. Que mejor que preparar un mano a mano entre Johnny Moss y el Griego. Moss, amigo de la infancia de Binion, era considerado como el mejor jugador del mundo. Cuando era un chaval, un salón lo contrató para asegurarse de que el local estaba limpio de tramposos y gente de similar ralea. Ya adulto, vivía de ciudad en ciudad, de pueblo en pueblo buscando una mesa en la que ganar unos dólares.



Nicholas Andreas Dandolos era un apostador nato. Nació en Creta en el seno de una familia rica. A los 18 años su abuelo lo mandó a Estados Unidos con una asignación semanal de 150 dólares. Se estableció en Chicago, aunque viajaba con frecuencia a Montreal debido a las carreras de caballos. Apostaba en todo y a todo: hipódromos, galgos, dados, cartas, ruleta… Era una atracción en los casinos en los que se dejaba caer. Se estima que el Griego ganó y perdió durante su vida la suma de ¡500 millones de dólares! Según el mismo reconoció, se arruinó y enriqueció más de 73 veces.



Moss y Dandolos estuvieron batallando durante cinco meses en el Binion´s. Jugaron a todos los tipos de poker conocidos. Hubo numerosos altibajos: ora estaba arriba Johnny ora Nick. Al principio, parecía que el Griego estaba cercano a limpiar al Moss, pero el maestro supo reponerse y sobrevivir.



El dúo apenas dormía, abandonando la mesa cada cuatro o cinco días. La multitud se arremolinaba para presenciar en directo este duelo a brazo partido. Querían ser testigos de un hecho que se convertiría en leyenda, al menos en el mundo del juego. La fatiga hacía mella en ambos, pero ninguno se rendía. Al final, se impuso la superior categoría de Moss, a pesar de que Nick se aferraba a la mesa como una lapa. Tras la última mano, queda para el recuerdo una de las frases más memorables de la historia del poker. Dandolos le espetó a Johnny: “Señor Moss, me temo que tengo que dejarle ir”. Tras esto, se fue a dormir. Johnny era 15 años más joven y la diferencia de edad se notó en las últimas semanas.



Nick siguió jugando hasta que murió en 1966. Acabó jugando partidas de cinco dólares en California. Un colega de mesa le preguntó cómo era posible que estuviera sentado allí tras haberse apostado millones. Dandolos le respondió con una de sus sentencias geniales: “¡Eh!, hay emoción, ¿o no?”.



Moss se convirtió en uno de los mejores jugadores de la historia –quizá con Stu Ungar-. Ganó las Series Mundiales en 1970 (por votación), 1971y 1974. Sólo Ungar igualó esta marca. Murió en 1995.En enero de 1949 Johnny Moss y Nick “el Griego” Dandolos jugaron lo que es el maratón de cartas más largo de la historia. En lo que quizá fue el germen de las Series Mundiales de Poker, Moss y Dandolos se sentaron frente a frente en el Binion´s Horseshoe Casino en Las Vegas y no pararon de darle al naipe hasta mayo. Una marca que hasta ahora nadie ha batido y que, dados los tiempos que corren, parece difícil de superar.


Benny Binion, el dueño del casino, tenía en mente la idea de montar una suerte de espectáculo de poker para atraer a los turistas. Que mejor que preparar un mano a mano entre Johnny Moss y el Griego. Moss, amigo de la infancia de Binion, era considerado como el mejor jugador del mundo. Cuando era un chaval, un salón lo contrató para asegurarse de que el local estaba limpio de tramposos y gente de similar ralea. Ya adulto, vivía de ciudad en ciudad, de pueblo en pueblo buscando una mesa en la que ganar unos dólares.


Nicholas Andreas Dandolos era un apostador nato. Nació en Creta en el seno de una familia rica. A los 18 años su abuelo lo mandó a Estados Unidos con una asignación semanal de 150 dólares. Se estableció en Chicago, aunque viajaba con frecuencia a Montreal debido a las carreras de caballos. Apostaba en todo y a todo: hipódromos, galgos, dados, cartas, ruleta… Era una atracción en los casinos en los que se dejaba caer. Se estima que el Griego ganó y perdió durante su vida la suma de ¡500 millones de dólares! Según el mismo reconoció, se arruinó y enriqueció más de 73 veces.


Moss y Dandolos estuvieron batallando durante cinco meses en el Binion´s. Jugaron a todos los tipos de poker conocidos. Hubo numerosos altibajos: ora estaba arriba Johnny ora Nick. Al principio, parecía que el Griego estaba cercano a limpiar al Moss, pero el maestro supo reponerse y sobrevivir.


El dúo apenas dormía, abandonando la mesa cada cuatro o cinco días. La multitud se arremolinaba para presenciar en directo este duelo a brazo partido. Querían ser testigos de un hecho que se convertiría en leyenda, al menos en el mundo del juego. La fatiga hacía mella en ambos, pero ninguno se rendía. Al final, se impuso la superior categoría de Moss, a pesar de que Nick se aferraba a la mesa como una lapa. Tras la última mano, queda para el recuerdo una de las frases más memorables de la historia del poker. Dandolos le espetó a Johnny: “Señor Moss, me temo que tengo que dejarle ir”. Tras esto, se fue a dormir. Johnny era 15 años más joven y la diferencia de edad se notó en las últimas semanas.


Nick siguió jugando hasta que murió en 1966. Acabó jugando partidas de cinco dólares en California. Un colega de mesa le preguntó cómo era posible que estuviera sentado allí tras haberse apostado millones. Dandolos le respondió con una de sus sentencias geniales: “¡Eh!, hay emoción, ¿o no?”.



Moss se convirtió en uno de los mejores jugadores de la historia –quizá con Stu Ungar-. Ganó las Series Mundiales en 1970 (por votación), 1971y 1974. Sólo Ungar igualó esta marca. Murió en 1995.


http://www.pastorpoker.com/

1 comentarios:

Anónimo dijo...

Maestro Pastor, Hay algún jugador español que haya conseguido el brazalete de las Series Mundiales de Poker? Gracias por adnticipado y un cordial saludo.

Jorge Ríos (SPAINPOKER)